lunes, 8 de septiembre de 2008

La Noria del fin del mundo

Las ciencias no son lo mío, he de reconocerlo, pero últimamente estoy haciendo un cursillo acelerado. La culpa, si es que hay culpables, es de los Nostradamus del siglo XXI, los nuevos Mulder y Scully de las conspiraciones científicas. Resulta que el 10 de septiembre se va a poner en marcha el colisionador de hadrones en el Consejo Europeo para la Investigación Nuclear (Suiza).
Hace unos meses me enteré de la noticia en un periódico serio y mi reacción fue similar a si me hubieran dicho que las sulfamidas inhiben las enzimas de síntesis del ácido fólico: pues estupendo, y a mí, ¿qué? Continué leyendo y después de una divagación en la que se mezclaban ciencia, artes adivinatorias y prensa rosa en proporción 1:3:3, el artículo acababa con el notición de que el fin del mundo era una probabilidad muy probable: el colisionador va a crear un agujero negro que absorberá la tierra (y a nosotros, claro). Horror: el fin del mundo y yo con estos pelos.
No es que no me importe que un agujero negro se trague a la tierra. Sonar, suena chungo... pero, la verdad, no me quita el sueño. Quizás se deba a mi mente poco científica o a que soy una descreída... por si hay alguien más sensato o más alarmista que yo, que siga el link.
El caso es que decidí guglear un rato y mi 'investigación' ha dado sus frutos, aunque no los que yo esperaba. Me ha pasado lo que a Colón, que rumbo a la India llegó a América: intentado descubrir la verdad oculta en el colisionador de hadrones, he descubierto la conspiración de la prensa sensacionalista frente al periodismo serio y riguroso: ellos están en todas partes, nos siguen, lanzan sus noticias desde cualquier medio para comernos el coco, entrar en nuestra mente y borrar todo atisbo de sentido común que aún nos quede. ¿Pruebas? Miles y todos los días: véase, como ejemplo, la entrevista de Jordi González a la señora esa que está haciendo caja después de que su ¿pareja? dejase en coma (por la espalda y con alevosía, pero con el atenuante de drogadicción) a un pobre hombre que sólo intentaba defenderla. Con casos como este, yo paso de preocuparme por el colisionador de hadrones.
Aún así, La Noria no engaña: es lo que es y cuando sintonizo el programa sé perfectamente lo que voy a ver... el problema viene cuando, en la prensa presumiblemente seria, nos encontramos noticias como que la puesta en marcha del colisionador de hadrones traerá el fin del mundo o que los científicos están jugando con nuestro futuro, ahí sí que ya empiezo a asustarme.

5 comentarios:

eva dijo...

TE DOY LA RAZÓN ESTÁN JUGANDO
CON TODOS NOSOTROS
VI ALGO DE ESTO EN LA TELE
Y ME PREGUNTO:
¿COMO PUEDEN CREAR ALGO QUE
DESTRUYA TODO LO QUE CONOCEMOS?
UN MUXU GUAPA

alixbao dijo...

ME GUSTAS ALICIA.

eva dijo...

HOLA ALICIA ESTOY DESEANDO VER
TU NUEVO TRABAJO A VER QUE ESCRIBES ESTOY ANSIOSA
SALUDOS CIELO

Luna dijo...

No sufras, dá igual.
Ellos seguirán haciendo lo que quieran.
A no ser que nos lo hayan contado mal.
También puede ser....
¿Vamos a ser felices?
Pues eso.
Un besito.

eva dijo...

EXCEPCIONAL ALICIA SIENTO NO HABERTE VISITADO ANTES ME PASARE MAS AMENUDO MUXUS